Arduino y el chip ESP8266

Antes de seguir con la instalación y configuración de nuestra Raspberry Pi, vamos a hablar (muy brevemente) de Arduino y los chips ESP8266.

La placa Arduino

Sin entrar en complicaciones que asusten a los que, como yo, sabemos de esto lo justo, un Arduino es una placa para construir dispositivos digitales y dispositivos interactivos que puedan detectar y controlar objetos del mundo real. Dispone de un microcontrolador que podemos programar muy fácilmente gracias a su entorno abierto de desarrollo. Con ese microcontrolador podemos por ejemplo controlar luces led o escuchar la información proporcionada por sensores de temperatura o movimiento.

Imaginemos que queremos encender una luz exterior en una vivienda unifamiliar cuando se hace de noche. Podríamos conectar un sensor de luminosidad a nuestro Arduino y con un sencillo programa activaría un relé que encendería la luz cuando la luz exterior cayera por debajo de algún valor que estimemos oportuno.

Hay muchas placas Arduino pero la más popular es la Arduino Uno.

Arduino Uno
Arduino Uno, en todo su esplendor

Nos quedamos con que tiene un chip microcontrolador (la cosa esa negra alargada abajo a la derecha), un puerto USB tipo B por el que se puede alimentar y programar, una entrada de alimentación propiamente dicha y varios conectores analógicos y digitales con los que puede interactuar con su entorno (los agujeros cuadrados numerados arriba y abajo en la foto).

Esto está muy bien pero…

le falta un elemento esencial: la conectividad. Nuestro sensor de luminosidad conectado a la bombilla de la puerta de casa está muy bien salvo que queramos además controlarlo cuando no estemos. Y es aquí cuando entra en acción el chip ESP8266:

ESP8266, una pequeña maravilla
ESP8266, una pequeña maravilla

El chip ESP8266

Gracias a este pequeño chip podemos dotar a nuestro Arduino de conectividad WiFi, solucionando a un coste ridículo el problema de nuestra luz en el portal.

Pero eso no es lo mejor, este chip tiene también su propio microcontrolador y sus pines de entrada y salida con lo que podemos construir nuestro ejemplo de luz que se enciende por la noche sin necesidad de una placa Arduino. Una solución más compacta y sencilla sin duda, algo más complicado de alimentar y programar pero nada del otro jueves, como ya iremos viendo.

En resumen

Con los chips ESP8266 y sus múltiples variantes conseguiremos que la Raspberry Pi se comunique con los distintos elementos que conformarán nuestro sistema domótico, controlando así luces u obteniendo el estado de apertura de puertas o ventanas.

Finalizo con una foto de un chip ESP8266 conectado a un relé con el que podríamos resolver el ejemplo que nos ha ocupado en este artículo. Solo haría falta añadirle alimentación eléctrica y el sensor de luminosidad.

Relé con ESP8266
Sensor de luz